lunes, 26 de septiembre de 2016

Carmen Rodríguez y Graciela Salas: ‘Las poetas somos todas’

1.A Carmen Rodríguez la conocí representando a Sor Juana Inés de la Cruz. No es que no nos hubiéramos visto antes, es que es tal su identificación con el papel de la mujer que aboga por su libertad de expresión, tal su convencimiento de la importancia de la escritura como agente de cambio social, que una vez que la oí repitiendo a la poeta barroca, no pude más que concebirla ya para siempre como un ente nacido para hacer activismo social a través del arte de la representación escénica.
Les cuento esto, queridos lectores, porque el pasado viernes la volví a ver en pleno uso de sus facultades histriónicas en el Museo de Arte Indígena Popular, ahora recordando la importancia histórica de otras escritoras que además de dedicarle su vida a la cultura, decidieron partir de este mundo por mano propia. Me refiero a Virginia Woolf, Sylvia Plath, Alejandra Pizarnik y Antonieta Rivas Mercado.
El espectáculo poético literario se titula “Sor Juana, sólo un pretexto”, se volverá a presentar pronto en Cuernavaca y es en resumen un montaje con perspectiva de género, que rebasa la noción de homenaje, porque Carmen logra conmovernos sin caer en lugares comunes. Tal efecto lo logra al invocar las tormentosas vidas de estas escritoras: al involucrar lo personal nos recuerda que para romper patrones milenarios a veces hay que ofrecer la vida misma.  
Si aceptamos que los derechos humanos son cosa general, pero que la voz de cada escritora implica un estilo diferenciado, entenderemos el tamaño del reto que enfrentó la actriz, quien eligió el monólogo –un solo cuerpo, una sola voz-, para evocarlas. Y lo hizo tan bien, que los espectadores terminamos pensando “Ellas, las poetas somos todas” (sí, no se me escapa que esto suena a hashtag).
2.En un ánimo menos enjundioso, pero no por ello menos amoroso, presenciamos un rato después, la lectura poética de Graciela Salas. El acto formó parte de El Periplo de Homero y fue organizado por las inteligentes y sensibles promotoras culturales Alejandra Atala e Ina Larrauri en el mismo museo.
Confieso que no pensé encontrarme a tantos amigos en El Cuexcomate, la cafetería que atiende con tanta amabilidad y recetas deliciosas Octavio Jiménez Mora, pero parece que quienes somos asiduos a los recintos culturales morelenses, acudimos en tropel a presenciar ese día no sólo cómo se rociaba con poesía un lugar tan muerto como el Jardín de las Rosas del Borda -situado un piso abajo-, sino ver a nuestra querida amiga leer desde su corazón, lo que le ha escrito a su amado Ares Demertzis; su famoso y culto padre don Miguel Salas Anzures; su hija Constanza Lameiras y al mismo hecho de vivir con todas las cositas que esto implica, como la inspiración que le causó la cerámica de su amiga Flor Molina.
Mientras ella leía, nosotros, el público, nos volteábamos a ver y asentíamos con la cabeza, nuestras miradas acariciaban a Graciela y ella con su voz nos tocaba el alma a nosotros: “Me gusta escribir sentada en la ventana / me multiplico / soy dos. Estoy dentro / fuera/ más allá. Escucho del viento su eco solitario / O ¿será mi propio eco? /Miro lo que no veo / sombra lunar / árbol que un pájaro clarinete / arrullará mañana. /Deconstrucción visible quitapesares. /He visto el sol /la vida / y la desolación /entrar por mi ventana.    
3.No cabe duda que este tipo de eventos nos calman un poco,  nos sacian el necesario gozo a los morelenses: tanta politiquería y problemas han terminado por hartarnos semana tras semana y por eso es necesario, hoy más que nunca, reunirnos en torno al arte, la educación y la cultura. Por cierto, mañana hay función de ópera en el Teatro Ocampo a las 8 PM. ¿Vamos, no? Ω 
Por: María Helena Noval

lunes, 19 de septiembre de 2016

Orgullo Mexicano

1.Este 16 de septiembre desperté muy temprano, con el ánimo exaltado porque me dirigía a presenciar el desfile cívico militar, alusivo a nuestra Independencia, en la Avenida Poder Legislativo. Salí de mi casa en son de júbilo porque sabía a mis gallardos alumnos de “La Colón” dispuestos a transitar por la ruta alterna propuesta para la marcha de las instituciones invitadas a un acto público tradicional, pero también porque sentía que los ciudadanos hemos aprendido, hoy más que nunca, a ser un México moderno y valiente a base de golpazos y crisis. Y eso enardece el alma.

Como directora adjunta del colegio, me tocaba arengar a los cadetes, felicitar su prestancia y agradecerles a ellos y a sus padres su asistencia y puntualidad.  Pero también quería decirles todo esto que hoy escribo. Como no hubo el tiempo suficiente para hacerlo, lo que ellos vieron es que ya estando frente al contingente, la emoción nos invadió y los directivos decidimos unirnos a los cadetes para encabezar un acto, que en nuestros corazones rebasó la noción de tradición: se trataba de honrar a México, no de cumplir con un protocolo. La iniciativa de la Maestra Bettina Flatow Segerskog fue todavía más significativa, porque ella es danesa de nacimiento. México y Morelos se sienten mejor cuando se suman y unen las individualidades que lo conforman.

2.Para nadie es novedad que en nuestro país el espíritu del jolgorio obnubila nuestro sentido común: el gusto por el color contrastado, el folclor, la fiesta y el mariachi nos ha hecho pensar que comer antojitos, disfrazarnos de chinas poblanas, charros y “adelitas”, además de echar cuetes durante días es ser nacionalistas. Lo peor es que ni siquiera tomamos en cuenta que al habernos invadido los artículos tricolor de papel picado “Made in China” nos convertimos en patrioteros “light”, en sumisos consumidores de adornos que nos llegan hasta con el escudo de nuestro lábaro patrio mal puesto.

Platicando de todo esto con el locutor Ray Cárdenas, coincidimos ese día en que a los jóvenes hay que hablarles de la diferencia que existe entre la superficie de los festejos y el significado profundo de ser y pertenecer a un país soberano. “Un buen parangón del mexicano orgulloso de serlo es la maternidad -me dijo-, las madres aunque estén rotas por dentro, se levantan día a día a seguirle dando a la vida y a los hijos lo que les toca darles. Así mismo, a México, hay que abrazarlo, amarlo y defenderlo no sólo de las malas intenciones de quienes nos vienen a pisotear: hay que sacar la casta cuando las crisis afectan a un país entero, como nos sucede ahorita.” Y creo que tiene razón: hoy más que nunca necesitamos concientizarnos de la nobleza y generosidad de los mexicanos, para luego cuidarnos como nos lo merecemos. Lo malo es que reflexionar sobre nuestras bondades e identidad es más complejo de lo que parece: grandes contrastes nos retratan.

3.Recientemente leí un artículo publicado en Chiapas (Cfr. “Democracia sin demócratas”, La Feria, Noticias) por el “Señor López”, que reflexiona sobre las contradicciones que retratan al país, y me parece importante repetir en esta columna septembrina algunas de sus brillantes ideas: “Raro país el nuestro. Ya desde su inicio conquistado por tlaxcaltecas en favor de los españoles y luego independizado por españoles en favor de los gringos. Tradicional, con cada vez menos tradiciones; guadalupano que no realmente católico; campesino sin producción agrícola; industrioso sin industria; con más mar patrimonial que tierra firme, pero el último que comía pescado fue Moctezuma... somos nosotros raza de raro mestizaje que se siente indigenista, pero decir ´indio´ es insulto y serlo es desgracia; amables pero albureros, entrones pero dejados; ofrecidos pero informales; humildes pero alzados; acomplejados pero soberbios; bravos pero llorones; desconfiados como novicia entre sargentos pero cada seis años, masivamente cándidos.” Y tiene todavía más razón el Señor López cuando dos párrafos después escribe que: “En el concierto de las naciones nos ven como a un pez que se broncea en la playa y nosotros tan quitados de la pena”.

4.Sí, eso somos los mexicanos y ya lo habían dicho tanto el filósofo Samuel Ramos, en su conocido libro titulado “El perfil del hombre y la cultura en México” como Octavio Paz en “El Laberinto de la Soledad”. El primero, siendo el padre de este tipo de análisis en torno a la construcción de identidades, habló no sólo de los contrastes heredados del mestizaje, sino que introdujo la idea de una autoestima colectiva que nos ubica ante la otredad como un cúmulo de agachados. Paz siguió el ideario de Ramos desde otro momento y en su estilo. Pero los tres escritores aquí mencionados pintan a un mismo México contradictorio, valiente y valioso. Con todo esto en la cabeza y con el ánimo levantado por ver a los jóvenes tornarse ciudadanos mexicanos a pesar de todo, me sentí orgullosa una vez más de mi país. ¡Viva México! FIN



Por: María Helena Noval

lunes, 12 de septiembre de 2016

El Festival y decremento del PEF para cultura

1.Ahora que he estado pendiente de las actividades de “El Festival de Video Juegos, Cómics y Animación”, organizado por Pepe Iñesta (para diferenciarlo cariñosamente de su honorable padre, el Contador José Iñesta Monmany), me he percatado -quedándome con el ojo cuadrado-, de que el mundo está dividido en dos: existe el de los llamados “millennials” (las personas nacidas entre los años 1981 y 1995) y el de los demás, quienes crecimos sin audífonos y sin teléfono inteligente como extensiones del cuerpo.
Consultando el tema en la revista Forbes, se dice que éstos jóvenes conforman actualmente el 30% de la población latinoamericana y que en el año 2025 serán el 75% de la fuerza laboral del mundo. Eso quiere decir, querido lector y lectora, que o le entendemos, quienes somos mayores de 40 años a esa manera de estar en el planeta Tierra, o nos veremos forzados a vivir en una realidad que para esas fechas será la alterna, la otra, la “rara”: voy a llamarla en este momento la “de los 5 sentidos tradicionales”. ¿De quienes estamos hablando y qué tiene que ver esto con “El Festival”?
2.
Estamos hablando de individuos cuyo consumo de cultura se satisface por medio de la tecnología y la creación de realidades virtuales. Ellos, nuestros hijos, prefieren ver las cosas en tercera o cuarta dimensión, se apasionan con las experiencias vinculadas con la ciencia ficción, se interesan por la Naturaleza de un modo diferente (la suelen representar devastada y no la perciben desde una mirada romántica, sino científica) y adoran entrar por medio de aparatos electrónicos, a universos en los que siempre hay unos “buenos” que luchan contra los “malos”, en guerras despiadadas en las que además de desmembrarse, se reconstituyen con o por medio de robots. Ya en su vida cotidiana, muchos de estos jóvenes, y en particular hablo de los que están cercanos a los 20 años, prefieren comunicarse por medio de redes sociales y se despersonalizan para vivir vidas ideales, hechas a la medida de sus deseos. En suma, ellos viven de y para una realidad que no es la del mundo que conocemos.
3.
Ahora que estuve visitando los stands de “El Festival” en Mañanitas Casanueva conocí la llamada Realidad Aumentada y me pareció una tecnología cercana a lo mágico, porque nos hace percibir un entorno en tiempo real, que combina lo virtual sintético, con elementos de la  realidad “real”. A mí me tocó ver a través de una tableta una maqueta de una construcción que se iba desdoblando y me permitía “entrar” a las habitaciones, sumamente detalladas en acabados, de una casa habitación. Dicha maqueta sin el iPad era una simple hoja de papel con impresos abstractos. Pero también entré, por medio de un visor especial a un bosque de pinos geométricos, que me hizo pensar que los chavos desconocen lo natural, porque escasamente lo han experimentado (identifican el olor a pino por algún desodorante ambiental y a las vacas por medio de las caricaturas). Además vi cómo se hacen las animaciones que presentan las grandes transnacionales del mundo del entretenimiento y pensé que escultores como Rodin, estarían fascinados de ver cómo se sigue modelando, no en barro sino en silicón, para luego fotografiar las figuras (24 imágenes por segundo), creando así universos plásticos mixtos, que combinan técnicas tradicionales con tecnología de punta. “El Festival” también expuso lo más novedoso en cómics y como sus narrativas son muy complejas, también me pregunté si los cerebros de los millennials son diferentes de los nuestros, quienes somos más sencillos de complacer en términos estéticos.
Lo que sí me quedó claro, es que cientos de morelenses están completamente inmersos en esta cultura digital y me dio gusto comprobar que lo que hacen proviene de la historia del arte, el diseño gráfico y el diseño industrial: finalmente todos los creadores, los célebres invitados a Cuernavaca pintan, modelan, escriben, fotografían, filman, construyen y se han nutrido de sus visitas a museos, cines y librerías tradicionales.
Hace poco, el Secretario de Cultura RAFAEL Tovar y de Teresa habló de que la cultura digital es la que define la contemporaneidad y dijo que es un reto para la dependencia a su cargo difundirla. Habló de un volumen de facturación anual de $45,000 millones de dólares al año, a nivel mundial por lo que respecta al consumo colaborativo de la misma. Y la cifra va a la alza.
4.
En cambio, se anunció en días pasados un decremento de poco más de un 30% de inversión por parte del gobierno federal para el ramo dedicado a la cultura.  Hablamos del Presupuesto de Egresos de la Federación. Esto no sólo es una pésima noticia para quienes estamos interesados en los estímulos a la creación y la difusión de las artes desde las AC´s dedicadas a ello, sino otro golpe mortal para el espíritu del individuo y las familias, que tendrán menos opciones para pasar sus ratos libres, porque habrá menos oferta cultural. En pocas palabras: RIP para el PRI por esta otra fatal decisión. FIN

Articulo publicado por : www.diariodemorelos.com/noticias/vas-ver-festival-de-pepe-iñesta-y-decremento-de-inversión-para-la-cultura

Por: María Helena Noval
helenanoval@yahoo.com.mx

lunes, 5 de septiembre de 2016

Bienal de los Volcanes, Maestro Jesús Quintero y Juan Gabriel

1.
Este jueves 8 de septiembre, a las 6 de la tarde, en el Museo de la Ciudad de Cuernavaca, ubicado en Avenida Morelos, a un costado de la Catedral, se presentará el libro-catálogo resultado de la Primera Bienal de los Volcanes, un concurso de estampa artística patrocinado por la Fundación Noval para el Fomento de la Cultura y las Artes y CONACULTA (hoy Secretaría de Cultura), llevado a cabo el año pasado en 6 entidades del país, en el que se entregaron más de 200 mil pesos a los ganadores que enviaron obra gráfica trabajada en las llamadas "técnicas esenciales" o "gráfica tradicional". Las más de 200 piezas llegaron a Cuernavaca procedentes de Veracruz, Puebla, Tlaxcala, el Estado de México, la Ciudad de México y por supuesto nuestro estado y el resultado de tan nutrida convocatoria se montó en el mismo recinto en el que ahora estaremos regalando el volumen.

Este ejercicio lo llevamos a cabo la semana pasada en el Museo de la Estampa, en la CDMX y con el corazón enternecido les cuento que su director Santiago Pérez Garcí y su mano derecha Maru Murrieta, nos acogieron con un gusto enorme, no sólo porque saben que la gráfica requiere de una promoción más incisiva que otras expresiones visuales, sino porque la Bienal de los Volcanes es uno de los pocos concursos del país especializados en estimular la creación de este tipo de obras. Por su parte, Enrique Cattaneo, quien ha desempeñado un papel memorable como Director de la Facultad de Artes de la UAEM, habló de la historia de la gráfica desde sus inicios orientales (Alda Carrasco, su mujer, quien fuera mi maestra de Arte de la India, China y Japón estuvo presente en su discurso) y Ernesto Alva Franco, ganador del premio mayor de la Bienal narró cómo se dio su vocación y animó a los artistas emergentes que se encontraban entre el público, a seguir por el camino del arte, ya que a veces sí sucede el milagro de que se recompense económicamente la vocación artística.

No omito compartirles, querido lector y lectora, que este jueves me tocará a mí de nuevo hablar desde mi formación como historiadora del arte, de las ventajas de coleccionar "originales múltiples" o "ediciones gráficas seriales impresas" -que son los nombres más correctos para referirse a la estampa artística- porque además de tratarse de expresiones visuales que invitan a disfrutar de categorías estéticas diferentes de la pintura, se convierten en un ideal de inversión económica para los coleccionistas que no cuentan con sumas importantes como para invertir en obra original. Así comenzó mi amadísimo hijo Diego su incipiente colección de obra: insistiéndome en que le consiguiera una pieza del artista local Eduardo Casillas, y eso y otras anécdotas referentes a mi amor por la gráfica les compartiré, a quienes nos visiten para recoger su hermoso ejemplar. En la mesa de presentación me acompañarán los artistas morelenses Benjamín Torres y Anelée Rosell, el encargado del cuidado de la edición Ángel Cuevas y el anfitrión del recinto Hugo Juárez. Y eso me hace feliz.


2.
Se nos va el Maestro Jesús Quintero Arellano del Teatro Ocampo y a pesar de que me da mucho gusto que su carrera como director de foros vaya en ascenso -en Toluca lo esperan para dirigir el Teatro Morelos, al que proyectarán como un escenario de nivel internacional-, también me da tristeza que dejaremos de verlo tan seguido. Del amable maestro QUINTERO no se pueden decir más que cosas buenas: quienes lo hemos tratado desde la época del Instituto de Cultura de Morelos siempre lo hemos sentido un caballero con el público morelense; a los artistas a quienes le han encomendado recibir les ha brindado lo mejor de su experiencia y recursos y por supuesto con sus amigos del universo cultural del estado siempre ha teñido atenciones inolvidables. Quintero nos ha aconsejado a quienes estando interesados en las artes escénicas, nos mostramos inexpertos y según lo que he oído "tras bambalinas", todos sus compañeros lo van a echar de menos muchísimo, porque además los últimos tiempos ha enfrentado con valentía las crisis del recinto, me refiero a la falta de insumos básicos, las humedades del lugar, etc. Habiendo trabajado en el Palacio de Bellas Artes, en el CENART, en el Instituto Mexicano de la Radio y para la Orquesta Filarmónica de la CDMX, además de otros foros de primer orden del país, se lleva con él la experiencia necesaria para hacer brillar en un escenario, ahora de 24 metros de aforo, a cualquier artista.

3,
Sin ánimos de ofender a Nicolás Alvarado, a quien le han pegado hasta por debajo de la lengua porque tildó de "naco" a Juan Gabriel, desplantándose desde una posición clasista que resulta demodé, le recordaría yo desde esta humilde columna, que los analistas de la cultura de la posmodernidad se han cansado de decir que lo propio de esta época es el borramiento entre las llamadas "alta cultura" y "cultura popular", o si se quiere, la imbricación o comunidad entre ambas maneras de crear y consumir cultura (entendiendo este término como todo lo que no es naturaleza). Juan Gabriel además de ser un artista que le cantó al desamor como nadie, desde una propuesta musical revestida de alegría, se encargó de poner a México en boca del mundo, cumpliendo con una tarea que a los políticos frecuentemente se les olvida, me refiero a la llamada Diplomacia Cultural. FIN.


Articulo publicado en: http://www.diariodemorelos.com/noticias/vas-ver-bienal-de-los-volcanes-maestro-jes%C3%BAs-quintero-y-juan-gabriel

Por: María Helena Noval
helenanoval@yahoo.com.mx


lunes, 29 de agosto de 2016

Cuatro exposiciones que hay que ver ahorita en Cuernavaca

1.
Lo dicho: el arte es una actividad humana que se da al margen de las vilezas del materialismo exacerbado y la ligereza de pensamiento propios de nuestra época. El arte se encarga de resolver asuntos del espíritu y nos da contento. Por eso, proponerles a ustedes, mis queridos lectores que se acerquen a cuatro exhibiciones lo más pronto que puedan, debe entenderse, no como un exceso, sino como una convocatoria para la salud del alma. 

 2.
La primera muestra que quiero recomendarles es la colectiva de los alumnos del Maestro Roger Von Gunten, colgada en el mal llamado Museo de la Ciudad de Cuernavaca; ellos acuden semanalmente al taller Apozonalli, ubicado en Tepoztlán y proponen el color como tema básico, ya que el pintor de origen suizo les enseña la teoría de Johanes Itten, por lo que debemos acercarnos a las piezas sin el prejuicio de que el color encendido es de mal gusto. Lo que hay que ver es la manera en la que cada artista aborda el tinte o el matiz en el espacio pictórico: ¿Qué sucede con la saturación, la temperatura y la luminosidad? ¿Hay muchos contrastes? ¿Hay analogías? ¿Hay tramas o se trata de manchas libres? Todo ello entendiendo además, que el estilo general de la muestra es el abstraccionismo lírico (aunque de vez en cuando aparecen algunas figuras por allí). 

Los participantes son: Adriana Huerta, Grace Flamand, Eugenia Espinoza, Armando Brito, Olivia Garza, Marcela Navarrete, Frida Kaal, Nazul Salinas, Enrique Argote, Georgina Rodríguez "Geroco" y Freda Barrera Fitch. A ellos les pide el maestro frescura, atrevimiento, gozo y compromiso, cosa totalmente opuesta a los talleres de la antigüedad, en los que se obligaba al aprendiz a pintar igual que el consagrado para "bien graduarse". "Si el ojo fuera mar" es el título de la muestra y está en las salas de abajo. 

2.
"Lucho" le dicen de cariño a un joven artista egresado de la Facultad de Artes de la UAEM que está exponiendo en LAMULI, el Laboratorio de Arte Múltiple comandado por la trabajadora y talentosa Ana Rojas, ubicado en la calle de Rayón. De su obra allí expuesta puedo decir que es elegante, clara en su mensaje, propia en su técnica y al mismo tiempo contundente en su relación con la perspectiva de género. 

La muestra se llama "Hendidura" y las piezas de la misma, además del gofrado logrado a base de impresiones de fragmentos de tejido en crochet, incluyen cortes en el papel que recuerdan que las hendiduras no sólo le pertenecen a los cuerpos sexuados, sino al alma. Lucho, cuyo nombre es Luis Antonio Felipe Ortega Barceló, hace de este modo honor a su apodo: lucha por la expresión de una manera particular de estar en el mundo y por eso y por la calidad de su obra ya se ganó el respeto de quienes asistimos a su primera exposición individual con tanto gusto. 

3.
No puedo dejar de mencionar la emoción que nos dio a varios interesados en el arte, encontrarnos con la obra de Fred Stonehouse en la Galería NM Contemporáneo, de la activísima y sensible Carmen Rosa Vega. Coincidir con el artista en la interpretación del contenido fantástico -no surrealista- de su obra fue el primer punto que abrió un diálogo sobre arte que nos mantuvo absortos, a varios, durante la inauguración. En su obra aparece el mismo rostro, pero no se trata de un autorretrato, sino más bien de un signo. El sabor vintage y algunos gestos representados recuerdan por momentos la obra del mexicano Enrique Guzmán y del neoyorquino Basquiat. 

4.
En la galería del Colegio Cristóbal Colón de Cuernavaca se acaba de estrenar una colectiva de súper lujo, que aborda la identidad del mexicano desde la concepción de un México profundo, lleno de contradicciones y riquezas. Titulada "Septiembre: mes de la Patria", la misma trasciende la añeja costumbre de presentar al país a partir de folklorismos, e insiste en temas tan trascendentes como las adicciones, la obesidad y los derechos de las minorías, sin pasar por alto la riqueza de nuestras creencias religiosas, que son resultado de complejos sincretismos. Edgar Assad, nuestro querido curador y Director de Patrimonio y Arte de la Fundación Noval para el Fomento de la Cultura y las Artes, logró con esta muestra, que estará abierta un mes -de 8 a 5 PM- un trabajo excepcional. Entrada gratis, Avenida Morelos 345, Centro.


Articulo publicado en: https://www.diariodemorelos.com/noticias/vas-ver-cuatro-exposiciones-que-hay-que-ver-ahorita-en-cuernavaca

Por: María Helena Noval
helenanoval@yahoo.com.mx

miércoles, 24 de agosto de 2016

Desaparece una obra de Miguel Covarrubias del Jardín Borda

1.
Es una verdadera pena que una pieza del renombrado pintor mexicano Miguel Covarrubias (1904-1957) haya desaparecido de la sala de exhibición que acoge, hasta este domingo, a los seguidores del Método de Dibujo ideado por Adolfo Best Maugard a principios del  siglo XX. Catalogada con el número 91 en el estupendo volumen que da fe de la muestra curada para el Jardín Borda por el Maestro en Historia del Arte Arturo López, la acuarela con gouache que mide 9.5 x 23.5 cms. se titula “Motivo Tropical” y fue descolgada del muro esta semana, sin que hasta el momento se tenga idea de su paradero.
La obra es claro ejemplo de la importancia que para los seguidores de quien también fuera cineasta y funcionario público, tuvo el famosísimo método de que creó como base de una enseñanza de las artes plásticas que recuperaba 7 líneas básicas de las culturas originarias (no sólo de nuestro país) con la idea de elevar y valorar el arte popular.
2.
La pieza valuada en alrededor de 500,000 pesos es un paisaje fantástico en azul y blanco propiedad de la colección del Ingeniero Francisco García Palomino, quien prestó varias obras de su colección para la colectiva. La misma incluye vegetación exuberante, una iglesia sobre una montaña, un pájaro y una mariposa, elementos que estando fuera de escala, dan fe no sólo del gusto por el arte popular del momento, sino del gusto del maestro Covarrubias por el arte naif.  Uno de los aciertos de la curaduría que incluye trabajos de grandes artistas mexicanos, además de la obra de Best Maugard es haber sido montada primero en Cuernavaca, en donde no se ha difundido mayormente la historia del llamado Renacimiento Mexicano; la sede que la espera en su siguiente itinerancia es el Palacio de Bellas Artes, en la Ciudad de México, pero sin la pieza de Covarrubias, la muestra irá coja, porque aunque también se incluyen otras obras suyas, esta es particular por su tratamiento plástico.
3.
Miguel Covarrubias Duclaud, conocido como El Chamaco, fue caricaturista, diseñador, ilustrador y pintor y se interesó en promover la idea de un arte propio, distintivo de nuestro país, diferente del arte académico que había imperado en el gusto y la enseñanza de las artes desde la Academia de San Carlos. Junto con otros artistas de su generación se interesó en la diversidad cultural del país y a pesar de haber comulgado con las ideas propuestas por el Comunismo, su obra no refleja crítica social, sino un sentido del humor muy fino -cuando se trata de caricaturas-, además de un gusto pleno por la expresión formal y colorística del arte mesoamericano, el afroamericano, el balinés y el Art Decó. Su interés en la etnografía lo llevó a impartir clases en la Escuela Nacional de Antropología e Historia.
Covarrubias contrajo matrimonio con la bailarina Rosa Rolando, a quien conoció precisamente por su gran amigo Best Maugard en Nueva York y ambos frecuentaron a los más importantes artistas de su generación. La fama mundial la ganó luego de que comenzara a publicar sus ilustraciones y caricaturas en las revistas Vanity Fair, New Yorker  y Fortune. en los años 20.
Sin duda la pérdida de esta pieza debe tomarse en cuenta desde las nociones de coleccionismo privado y préstamo para exposiciones, pero más que nada invita a pensar en las condiciones de seguridad a las que deben comprometerse los museos y centros culturales del país. FIN

Articulo publicado por: https://www.diariodemorelos.com/noticias/vas-ver-desaparece-una-obra-de-miguel-covarrubias-del-jard%C3%ADn-borda

Por: María helena Noval
helenanoval@yahoo.com.mx


Rosario Castellanos: la escritura como alivio

1.Hace un par de meses, me invitó la escritora y promotora cultural Alejandra Atala a participar este martes 23 de agosto, a las 11 AM en la Cátedra Rosario Castellanos de la UAEM (Auditorio de la Biblioteca Central), convocatoria que dada mi talla frente a las otras dos ponentes sentí inmerecida: a Eliana Albala, Doctora en Letras la admiro al grado de querer oírla hablar de libros hasta en las reuniones sociales, mientras que a Ethel Krauze la gozo por ofrendar desconsoladamente el pellejo en sus libros. Las dos son inmensas. No obstante, por amor al arte y pasión por la obra castellaneana acepté participar, no sin hacerle una advertencia: “Mi Rosario es una que he ido armando de acuerdo a mis necesidades -le dije-, no corresponde a la academia, ni a la cultura WWW, aunque incluye esos discursos. Si me permites hablar desde las lecturas textual, intertextual y transtextual, que no son transgresión, sino práctica cultural de hoy, ¡va, acepto con mucho gusto! ¡Ah! y te aclaro que todo esto tiene que ver con una pregunta que me hice hace tiempo, a resultas del pensamiento binario que nos caracteriza a los seres humanos: ¿Cómo resuelve Rosario el asunto de defender los derechos de la mujer, mientras sufre terriblemente en su vida privada?”
Como Alejandra confió en que del simplismo pasaría yo a algo más interesante, voy mañana con el miedo que caracteriza al que se va a exponer frente al micrófono, pero también con la alegría que me dará leer a Rosario en voz alta.
2.
Hay que tomar en cuenta que a Castellanos se le considera una feminista porque además de retomar las voces de otras defensoras de los derechos de la mujer en varios ensayos, defendió particularmente la profesión de las escritoras. Por si fuera poco, abordó la situación del ama de casa a la que se le trata como a “una criada”: ¡¡Grrrrrr!! -decía ella-, ante esta tremenda injusticia
Pero también hay que entender que la considerada chiapaneca se sabía muy infeliz por el desamor de su pareja. Esto lo sabemos por las más de 70 cartas que le escribió a Ricardo Guerra, el filósofo con el que se casó en 1958 (luego conocido personaje de la cultura morelense), publicadas de manera póstuma (CNCA, 1994). Este sufrimiento también se lee en sus desgarradores poemas, uno de ellos “Lamentación de Dido”.
3.
¿Dime de qué presumes y te diré de qué careces? ¿Qué sucede con esta aparente contradicción entre el pensar y el sentir? ¿Por qué lo primero no resuelve lo segundo?
Para entrar en materia diré mañana que Rosario, como todos los seres humanos, estuvo consciente de que una cosa es la realidad y otra lo que debería de ser. Sólo que ella tuvo el don de la elaboración del tema mediante la escritura, lo cual la alivió temporalmente cientos de veces. Por eso abordó lo individual y lo social de manera diversa en su vasta obra. Y hay textos como “Lección de cocina” (del libro Álbum de Familia”) en donde lo hizo de manera brillante, conmovedora, ejemplar.
Por supuesto, no me quedará otra más que hablar de la expansión del espíritu que se logra con la escritura de calidad (al autor y al lector) y citaré a Sor Juana, que es la madre de todas nosotras: “El acero es un discurso / que sirve por ambos cabos, de dar muerte por la punta, por el pomo de resguardo”.
4.
Por último, si alguien me pregunta qué sucedió con el asunto de la descomunal necesidad de amor de Rosario, contestaré que aunque nos amen locamente, los seres humanos jamás nos sentiremos satisfechos porque esto sólo se da en el mundo del arte. “Hay cosas que sólo desde el arte se pueden decir”, dijo Mónica Mayer hace unos días en La Tallera, en donde habló del devenir del arte feminista. Y tiene razón: el arte resuelve, descarga, sublima, alivia y aligera, aunque no cure totalmente. Tiene indudablemente una función terapéutica. Ω


Por : María helena Noval
helenanoval@yahoo.com.mx


 

Numero de visitas: