lunes, 4 de diciembre de 2017

De festejos, sinsabores y neo-esperanzas

1.
El pasado lunes el ICOM (International Council of Museums) celebró su 70 aniversario y por tal motivo varios “Museum Lovers” fuimos a dar a la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes, en donde por cierto se presenta una muestra de obras elaboradas con grana cochinilla, colorante mexicano de origen animal, que incluye la famosa habitación de Van Gogh, resultado de importantísima investigación sobre materiales.

Pero volvamos a lo del ICOM, porque quiero aprovechar para darle las gracias a mi súper chambeadora maestra de arte mexicano, Rosa María Sánchez Lara por haberme invitado a ser miembro y contarle, querido lector, que a pesar de que esta noble asociación congrega a profesionales de esos recintos, usted puede formar parte de la misma y entrar de manera gratuita a los museos en varios países del mundo, entre otros beneficios (www.icom.museum).

El festejo incluyó un coloquio en el que el Arq. Víctor Legorreta mostró los diseños del despacho fundado por su padre y mientras nos recordaba que a partir de los años 60 nació la “museítis” (moda que llevó a que los dirigentes políticos quisieran inaugurar el recinto que marcara su sexenio), pensé qué tal vez él neo-priísmo fundado por Peña Nieto retomaría la moda del PRI- Cámbrico (así bautizó al viejo PRI el Sr. López, admirado periodista), pero hoy que escribo esta columna y leo el discurso con el que se registró José Antonio Meade para ser precandidato a la presidencia de la República me entra la zozobra lacrimógena: en las 12 páginas del colorido texto que acabo de leer ¡no aparece política cultural alguna!.

El señor agradece a los líderes sindicales, toma en cuenta a los jóvenes, a la milicia, a los comités priístas de diversos estados y habla con optimismo de una realidad mexicana que incluye mejoras en materia de salud, manejo de energía, turismo y justicia. Propone ponerle atención a la economía familiar, al patrimonio ambiental, a los derechos de la mujer y de las niñas, pero de cultura NADA... ¡NADA!

Cuando habla de su visión a futuro, reconoce un pasado brillante del país, pero como suele suceder entre políticos (quienes paradójicamente suelen entender de coleccionismo de obras de arte), este pasado forma parte de un imaginario que no se esclarece, que se piensa pervivirá como por arte de magia, sin prever que su continuidad como asunto identitario ejemplar depende de la educación estética y la formación en apreciación de las artes (bellas artes, arte popular, artesanías), porque es justo allí donde nos nace el anhelo de vivir mejor, más contentos, de manera ordenada, limpia, armónica y hasta ética. No olvidemos que de la reflexión y la emoción generadas por la lectura de un buen libro o la atención prestada a una película se modifican comportamientos.

2.
En el coloquio del ICOM se dijo que los museos están claramente vinculados con el desarrollo económico: según cifras de la OCDE en México 3.3 % del mismo provino de empresas del sector cultural y recordemos que en otros países la cifra asciende hasta el 7%. Se aclaró también que los museos contribuyen a la regeneración urbana, el desarrollo comunitario, la inclusión de las minorías y el bienestar social. Estando en NY o París, en donde se ven enormes filas para entrar a ver exposiciones permanentes o temporales resulta una obviedad recordarlo, pero en México, en donde los custodios mueren de aburrimiento en las salas muchas veces vacías, hay que machacar sobre el asunto.
 
También quedó claro que hoy los museos compiten ferozmente con el mundo del espectáculo y la cultura de la ·”selfie”: la gente se toma fotos frente a las obras de arte sin ver las obras de arte. Y como además hoy todo tiene que ser una “experiencia”, los curadores y directores de estos recintos culturales tienen que hacer malabares para captar la atención del público, que prefiere los efectos especiales de la tecnología,  irreprodicibles por medio de la pintura o la escultura.

3.
Es tomando en cuenta este panorama y pensando que en el sexenio que fenece se dieron reformas tan importantes como la hacendaria, la energética o la educativa, PERO NO LA CULTURAL, que quiero invitarlo, querido lector, a la presentación del libro “¡Es la Reforma Cultural, Presidente! Propuestas para el sexenio 2018.2024”, publicado por Editarte, en el cual tuve la honrosa oportunidad de colaborar (somos 40 soñadores), pues es momento de que quienes creemos en el potencial del sector echemos montón para que paren oreja quienes aspiran a dirigir el país. Quien quita y algo hagan. Total, lo último que muere es la esperanza. ¡Precandidatos, échenle ganas, por favor!.

La cita es este miércoles 6 de diciembre, a las 19 horas, en la Casa Rafael Galván de la UAM, Zacatecas 94, Colonia Roma Norte, CDMX, entrada libre. Habrá coctel. ¿Nos acompaña? FIN 


Por: María Elena González López


lunes, 27 de noviembre de 2017

Municipios indígenas: conversación con el Diputado Javier Montes

1.Mi columna de hoy, querido lector, es el resultado de la charla telefónica que tuve la mañana de ayer con el diputado Javier Montes Rosales, destacado impulsor de la iniciativa de ley recientemente aprobada, que permite que ya podamos hablar de la existencia de 4 nuevos municipios en nuestro estado. El tema sobre éstos es y será controvertido, toda vez que a los indígenas que los conforman les competerá ejemplificar formas alternativas de gobierno, además de promover la importancia de sus lenguas, costumbres e identidades -cultura- en tiempos de la aculturación y la transculturación propias del mundo globalizado.

Diputado Javier Montes: “El tema de los municipios se viene arrastrando desde hace más de 30 años, primero se buscó el reconocimiento de 27 pueblos unidos y de allí derivó el Catálogo de Comunidades y Pueblos Indígenas, eso implicó un buen avance. El Art. 2 (Título Primero, Cap. 1) de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos reconoce el derecho a la libre determinación de los pueblos indígenas y eso implica el debido respeto de parte de los congresos del estado y por supuesto del Ejecutivo. En Morelos, una vez reconocido el catálogo, se unieron 5 pueblos: Cuentepec, Coatetelco, Hueyapan, Xoxocotla y Tetelcingo.

“A su vez, el Gobernador Graco Ramírez lanzó la iniciativa para reformar el Art. 4o. porque éste reconocía como posibles municipios a los que tuvieran más de 35 mil habitantes, es decir, buscó allanar el camino, pero el proceso se quedó en la congeladora un tiempo, luego se retomó, corrigiendo por ejemplo la cantidad de indígenas -no se necesitan 35 mil- y se incluyó el hecho de que se necesitaba una investigación de carácter antropológico, para saber si había contenidos culturales indígenas, dándole mayor importancia a la lengua. También metimos el candado de la territorialidad vendida, para que se pudiera preservar el mismo. Ese es el inciso 11.

“Una vez obtenida la ley se presentó el problema de cómo darle vida orgánica, se votó en febrero, se hicieron asambleas en pueblos indígenas para solicitarle al Congreso vía, Mesa Directiva, que se les contemplara en la toma de decisiones. En sesión ordinaria se turnó a la Comisión de Pueblos Indígenas y a la Comisión de Gran Jurado y Ética Parlamentaria, cuyo representante es Julio Espín, para que las comisiones unidas nos encargáramos de dictaminar, pidiéndole a los pueblos que cumplieran los requisitos. La cuestión es ¿quién calificaba la existencia de las culturas? ¿El INAH, Antropología, el INEGI?

“Así, se reunieron alrededor de 5000 documentos de cada población, justificando que son originarios; en Hueyapan hay textos que muestran cómo se fundó la Ayudantía Municipal, cómo el clero rebautizó con un nombre católico a un indígena nacido con nombre náhuatl, etc. Después de un año, a principios de noviembre, el 9 para ser más exactos (porque el temblor retrasó todo) en sesión ordinaria, se dictaminó a favor que Hueyapan, Coatetelco y Xoxocotla, Tetelcingo es caso especial porque no querían que se les reconociera con 6 colonias nada más (habían vendido territorio y además forman parte del área conurbada de Cuautla) y por tal situación, ese tema está en veremos.

2.“Las leyes secundarias ya están y en los transitorios se maneja el tema de cómo tendrán que elegir sus consejos municipales. La ley dice que el gobernador tiene que elegir sus consejos, pero hemos platicado que no sería sano si se elige a alguien de fuera. Al final se pactó que en febrero las comunidades seleccionarán a 5 integrantes titulares y 5 suplentes. Esa lista se le enviará al gobernador, quien a su vez la enviará al Congreso y en entre marzo y diciembre ellos podrán estructurar su plataforma económica, política y administrativa, para que en enero del 2019 puedan tener recursos.

“La Comisión de Hacienda y la secretaría del ramo, piden se cumpla una fórmula que toma en cuenta la población, su número de habitantes y otros rubros. Tendrán que manejar su hacienda municipal, como todos los municipios. Cuando llegue el recurso a las comunidades, el comité tendrá que exhibirlo después de llevar a cabo asambleas públicas, o sea que hay un tema de moralidad y al final esto es transparencia. Por ejemplo, se preguntará públicamente cuánto es justo que se le pague al presidente municipal y qué recursos se darán para cada asunto.

“El asunto se tornará ejemplar, pues si en municipios como Zacualpan o Tetela del Volcán ven que en Hueyapan se exhiben los recursos tomando en cuenta a las comunidades ¿qué van a hacer? En materia de seguridad llegan a Tetela como 17 mdp, para el FAEDE llegan cerca de 10 mdp. Ese fondo es para agricultura y artesanías. Y eso nadie lo sabe. Es importante recordar que en tiempos prehispánicos los tlatoanis y los hueitlatoanis eran tomados muy en cuenta a la hora de decidir los asuntos comunitarios.

“Lo que hay en el fondo de todo esto es la intención de rescatar e impulsar nuestros orígenes frente a los millenials, por ejemplo, quienes no ven claro el rumbo. La idea es que le den la vuelta a sus preguntas y conozcan asuntos propios que a veces les llegan de otras fuentes, como la medicina tradicional”.

3.Finalmente le pregunto al diputado Montes de qué manera se podrán visibilizar las bondades de estas culturas originarias y cuál es el orgullo artesanal de Hueyapan, y me responde que habrá que platicar sobre la pertinencia de los museos comunitarios y mostrarle al mundo la belleza del gabán y el rebozo elaborados en su tierra. FIN


Por: María Elena González López

martes, 21 de noviembre de 2017

Cultura Municipal

México es un territorio enigmático en elque conviven de buena manera historias terribles y milagros como el amor...

1.La semana pasada fui a Jantetelco a hacer investigación de campo para mi participación en un coloquio sobre patrimonio cultural y elegí tal sitio no sólo por ubicarse allí el museo más antiguo de la entidad, sino porque está dedicado a la figura del independentista Mariano Matamoros y Guridi, compañero de ideales de Morelos, quien le da nombre a nuestro estado. Me atendió Claudia Isabel Macías Cedeño, miembro de distinguidas familias locales, quien se apasiona al narrar la historia del lugar.

“Rescatamos ya los 7 libros que formaban el corazón del museo, uno de ellos con las firmas de Sebastián Lerdo de Tejada (1874), Porfirio Díaz (1878) y el General Emiliano Zapata (1912), quien se dirige a Matamoros diciéndole que seguirá su ejemplo. También se sacaron de los escombros la casulla rojo frambuesa, los cíngulos, la estola parroquial y el alba del sacerdote liberal y a pesar de que el sismo destrozó por completo las mamparas de vidrio base de la museografía, lo ideal sería que se repensara el sitio como un centro cultural que incluyera la exposición de una pieza del mes, servicios educativos y mayor apoyo de las autoridades políticas y culturales”, dijo la encargada del pequeño museo.

2.Platicamos con Edgar Assad, sobre las representaciones teatrales del 13 de diciembre, que escenifican las acciones del párroco Matamoros y la entrega a la guerra de dos hijos de María Manuela García de Díaz; sobre el General José Perdiz, que era más cuate de Matamoros que de Morelos y llegamos a la conclusión de que en el convento agustino de San Pedro Apóstol se genera una religiosidad laica más compleja, que aquella a la que nos han acostumbrado los libros de texto. A Jantetelco se llega por el rumbo de Cuautla y de verdad me pareció un pueblito encantador, pues me supo a esa vida provinciana que se asocia con la familia reunida en torno al fogón.  Lástima que no encontré ese día “fruta de horno”, las galletas típicas del lugar porque no se elaboran diario.

Desde esta columna un saludo al Arq. José Valtierra, quien desde la secretaría del ramo ha implementado acciones para incrementar públicos para el arte -como las noches de los miércoles de museo- y ha estado muy pendiente del rescate y custodia de los libros parroquiales de los que aquí hablamos, hoy bajo resguardo de la presidencia municipal.. Con Valtierra visitaremos esta semana las muestras que acaba de montar en el Jardín Borda.

3.El asunto de los municipios indígenas me preocupa porque creo que las decisiones políticas sobre su independencia no sólo deben tomar en cuenta el reconocimiento de la legitimidad de sus lenguas, cultura, costumbres e identidades. Xoxocotla, Coatetelco, Hueyapan y Tetelcingo, pertenecientes a los municipios de Puente de Ixtla, Miacatlán, Tetela del Volcán y Cuautla fueron reconocidos como independientes por unanimidad en el Congreso del Estado hace unos días y por el asunto de las divisiones y la politización que eso implica se han generado interesantes charlas entre antropólogos, historiadores y líderes sociales.

Hace más de dos años le oí decir al Dr. Rodolfo Stavenhagen, quien era autoridad en la materia por ser relator de los derechos de los indígenas ante la UNESCO, que la fragmentación y la municipalización son cosas diferentes del reconocimiento cultural. Que lo teórico y lo normativo deben diferenciarse. Lo oímos hablar de los Acuerdos de San Andrés hoy incumplidos y dijo que había que celebrar la diversidad cultural, pero no la politización de la cultura.

Hoy que pienso el asunto, su esposa, la siempre trabajadora y también especialista en la materia Elia del Carmen Gutiérrez de Stavenhagen, me envía un video por whatsapp en el que se menciona que concebimos a dos tipos de indígenas en el país: los del pasado glorioso y los del doloroso presente.

De un lado están -en el imaginario- los que crearon Chichén Itzá y Tenochtitlán, nos legaron artesanías que hoy aprovechan diseñadores de talla internacional y ganan ultramaratones...pero del otro están el 72% que vive en pobreza según la CONEVAL, el 40 % que sufre insuficiencia alimentaria y de vivienda, el 50% que vive rezago educativo y la discriminación que según la CONAPRED los hace más vulnerables que a otras minorías. Indio, indígena y nopal -dice el video producido por PARADIGMA- son palabras ofensivas y si queremos honrar a los indígenas muertos, debemos pensar antes en los indígenas vivos.

¿Aquí en Morelos, ya se pensó que estos municipios serán unidades administrativas que de momento estarán en la orfandad propia del Estado paternalista? ¿Sabrán los indígenas bajar recursos federales para su subsistencia? ¿Querrán ser luego Pueblos Mágicos y alinearse a la normatividad de la Secretaría de Turismo para hacerse de recursos? Son temas que en próximos días hablaré con expertos locales, querido lector. FIN


Por: María Elena González López

lunes, 13 de noviembre de 2017

Patrimonio Cultural: 4 enfoques para esta semana

1.Nos preocupa a los morelenses que a estas alturas no se haya dado a conocer el listado puntual de los daños ocasionados por el sismo del “19 S” a las obras consideradas patrimonio cultural del estado. Desde luego no es mala voluntad y tampoco se trata de negligencia de las autoridades de los tres niveles de gobierno, es sencillamente que ni los municipios, ni la secretaría del ramo, ni el INAH, que es la autoridad federal competente, cuentan con la cantidad de expertos necesarios para opinar y diagnosticar los bienes muebles e inmuebles afectados. Al Museo Mariano Matamoros de Jantetelco, por ejemplo, se tardaron más de un mes en llegar quienes están obligados a dar cuenta de su historia.

Desde el ámbito federal, Arturo Balandrano, coordinador de Monumentos Históricos del INAH se ha pronunciado por la restauración de los monumentos y Graciela Mota Botello, presidenta del ICOMOS México, puntualiza que ya viene la etapa de señalar los puntos finos sobre la intervención de los especialistas.  Ella acaba de regresar de Lorca, España, lugar que se ha convertido en caso estudio por la rápida recuperación de los monumentos afectados después de un sismo ocurrido en 2011 y señala que la normativa que rige allá llevó a que en 24 horas se realizaran las primeras acciones y que luego de 4 años se arreglaron los 36 edificios estropeados.

La Dra. Mota ha estado proponiendo en las mesas de trabajo en las que ha participado que la sociedad civil representada por personas morales o físicas adopte un monumento, pues de otra manera serán insuficientes los pocos pesos que el FONDEN o el PEF designe para salvaguardar la materialización de nuestro espíritu (entiéndase patrimonio cultural, querido lector), pues los recursos que urgen se cuentan en millones de pesos. “ICOMOS no tiene constructoras, pero algunos de sus miembros sí y con ellos también se puede trabajar. Aún no hay proyectos claros y hay que destrabar los procesos detenidos, pero sí se puede ir avanzando en algo que es pertinente para la vida social del país”, dice.

2.Esto de adoptar un monumento me recuerda que el Mural de Diego Rivera, ubicado en el Palacio de Cortés, pintado mientras el guanajuatense estaba de luna de miel en Cuernavaca con Frida Kahlo, está cuarteado y no se nos ha explicado a los morelenses nada al respecto, situación que me parece más grave aún porque se trata de un fresco que es icónico en el mundo. Platicando con Cecil Camil de Abe y el Lic. Carlos Riva Palacio, quienes llevan el capítulo morelense del proyecto denominado “Adopte una Obra de Arte”, me entero de que es del interés de la agrupación sentarse a dialogar con gente especializada en restauración de Guadalajara, del Instituto Boticelli y por supuesto y obligadamente con el CENCROPAM.

Yo acordándome de cómo en 1985 salvaron el mural dedicado a una tarde de domingo en la Alameda después del terremoto pienso que sí se puede y en una de esas hasta se logra una reingeniería de su proyección al mundo, pues así como el mural de la Alameda de la CDMX se convirtió en motivo central de mil miradas amorosas en un museo que lleva su nombre, así, el Museo Cuauhnáhuac podría transformarse en una empresa cultural moderna, motivo de orgullo morelense.

3.Este viernes 17 la Secretaría de Cultura Federal enviará a sus auditores a revisar el buen manejo de los recursos con los que apoyó tanto a asociaciones civiles, como a la secretaría local del ramo para la puesta en marcha de diversos proyectos culturales. Ya vimos que el PEF para el siguiente ejercicio fiscal se aprobó y como siempre a la cultura la dejaron en la calle, con magros recursos, por más que se haya pensado en fortalecer el tema vía FONDEN. Ojalá después de la investigación pertinente se den cuentas claras sobre los recursos invertidos.

4.Este jueves se llevará a cabo en el IMRYT (Miguel Hidalgo 109, Ocotepec), el coloquio “Patrimonio Cultural: Antes y Después del Sismo”, organizado por el experto en culturas populares Jesús Zavaleta Castro, quien tuvo a bien convocar a la delegada del INAH María Isabel Campos Goenaga, Miguel Ángel Cuevas Olascoaga profesor de la Facultad de Arquitectura y la Escuela de Turismo de la UAEM, Horacio Crespo, Director del Centro de Investigación en Ciencias Sociales y Estudios Regionales y el prestigiado investigador Miguel Moraita del INAH, además de los actores sociales César Ortíz Triana de Yautepec y Óscar Cortés Palma de Axochiapan.

Lo muy interesante del caso, es que también estarán presentes los integrantes de “Vigías del Patrimonio”, una estructura auspiciada por la UNESCO para interesar a la población más joven en el tema del patrimonio. Como participante en una de las mesas yo hablaré de arte. ¿Vale la pena hablar de otra cosa en estos momentos de multifacéticas crisis? FIN


Por: María Elena González López



lunes, 6 de noviembre de 2017

Primera Bienal de Artes Plásticas Cuernavaca /Miriam Pérez gana concurso / Mural en Jojutla


1.Cerca de 60 artistas cuernavaquenses o residentes en la capital del estado enviaron 70 piezas a la “Primera Bienal de Artes Plásticas Cuernavaca, Historia y Presencia”, convocada por el Ayuntamiento que tiene a su cargo el Señor Cuauhtémoc Blanco, quien atiende el tema con sensibilidad cuando su agenda se lo permite. Recuerde usted que el alcalde estuvo en primera fila durante la presentación del catálogo y la exposición colectiva que el artista Cristo Contel preparó recientemente sobre arte y futbol en el Museo de la Ciudad. La misma fue sin duda uno de esos eventos que en el ámbito museístico se piensan en función de crear públicos nuevos y en la misma línea de pensamiento esperamos que esta bienal, apoyada por el Consejo Municipal para la Cultura y las Artes tenga el impacto esperado entre los morelenses, me refiero a que mucha a gente acuda a ver qué es lo que se hace en materia de arte contemporáneo en Cuernavaca.

Los jurados, fueron el Maestro Alfonso Miranda Márquez Director del Museo Soumaya, Guillermo Satamarina Curador en Jefe del Museo Carrillo Gil, el pintor Francisco Valverde, Ganador de la reciente Bienal de Pintura Rufino Tamayo y la Maestra y escultora Miriam Pérez.
Como suele suceder, los jurados, que como usted ya vio, son gente de primer nivel, se enfrentaron a una selección variopinta de objetos artísticos de entre los cuales seleccionaron 35 para la muestra, siendo sólo 5 las esculturas que se verán a partir del 14 del mes que corre, en el recinto ubicado en Ave. Morelos.
Cabe destacar que la apreciación de la tridimensionalidad, es decir, de la escultura, cuenta con un claro antecedente en nuestro estado, me refiero a las 2 bienales de escultura en pequeño formato que puso en marcha la Maestra Martha Ketchum en la administración pasada, pues dándose cuenta de que nuestra cultura visual es básicamente bidimensional o plana (por la TV, el cine, los medios impresos), intentó enfatizar que vivimos en espacios tridimensionales y debemos aprender a leer su particular estética.
Además del premio de 50 mil pesos, se darán tres menciones honoríficas y se obsequiará el catálogo respectivo, lo cual habla de una política pública tendiente a democratizar la cultura, sin duda un acierto.
Otro más es que el concurso se pensó para resignificar Cuernavaca, una ciudad que está hoy apagada por los efectos que el sismo dejó en el patrimonio cultural. Entre los participantes sabemos al estupendo dibujante Lalo Lugo, la pintora de altos vuelos Pilar Hinojosa, la escultora de viva imaginación Flor Molina, y las talentosas Adriana Puente, Carol Godard y Sabine Klaus.

2.Miriam Pérez, a quien acabamos de mencionar como jurado de la citada bienal recibirá el 12 de este mes el Premio Internacional de Escultura Andrés Villa Pérez, en Burgos, España.  La autora tiene su taller en Santa María, cerca de Tres Marías y es además profesora de técnicas escultóricas de un montón de jóvenes que buscan embellecer el entorno en el que viven, pues como ella, piensan en la artística en función de la armonía, el orden y las relaciones estéticas que se dan en la vía pública. Los expertos le llaman a esto “Estética Relacional” y he de decirle que en nuestro país estamos muy atrasados con respecto a pensar esta faceta del urbanismo que ya se piensa de manera habitual en otras partes del mundo.
Usted seguro ha visto una pieza de Miriam Pérez ubicada en Boulevard Cuauhnáhuac, yendo a Cuautla, que dignifica el cuerpo femenino. Y es que a diferencia de muchos artistas que ven a la mujer como objeto de deseo (recuerde usted las denigrantes piezas ubicadas en la Avenida Teopanzolco en el cruce con Río Mayo, no de un mal artista, Gabriel Ponzanelli, pero sí muy mal planteadas como composición e idea),  ella lo ve dinámico, elástico, armónico y atlético, no en balde estamos hablando de la madre de una bailarina profesional.

3.Marcial Mendoza, Jonathan Armas Estrada y Miguel Ángel González, artistas urbanos de Xochitepec, pintaron recientemente el mural titulado “Unidos por Morelos Jojutla” con la finalidad de darle una imagen decorosa al municipio más dañado por el sismo en la entidad. La composición contiene figuraciones de interés, en tanto mezclan elementos de la cultura popular con escenas memorables relacionadas con los voluntarios y  personal del ejército que rescató a las víctimas de los escombros los primeros días.
Es loable que se den estos esfuerzos, no obstante hay que decir que el lenguaje del mismo se basa más en la cultura del comic, la señalética y el grafiti urbano -pues  encuadran las escenas en  las letras que conforman la palabra JOJUTLA-, que en el deseo de continuar la escuela que dejaron los tres grandes muralistas que proyectaron la imagen de nuestro país al mundo hace un siglo. Si estos esfuerzos se concursaran ganaríamos en calidad.

4.Quiero compartirle, querido lector, que en próximos días haré unos anuncios de carácter personal, que competen a miles de familias interesadas en la educación que se imparte en este noble estado y lo haré con el debido respeto y cariño que me merece su cálido y permanente acompañamiento cada lunes en esta columna. 


Por: María Elena González López

lunes, 30 de octubre de 2017

Otredad light y Zona Cero de Jojutla

1.-”Hay que acabar con la idea de ellos y nosotros en la construcción de México”, dijo el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, durante su participación en el Foro México y España: Inversión y Cooperación, organizado el viernes pasado por el diario español El País, en el Centro Cultural de España en la CDMX.  Sabías palabras. Desde el discurso político, que siempre es light por su naturaleza mediática, se nos recuerda que es necesario dejar de ver al prójimo como un ente amenazante, lejano y diferente. Para terminar de descubrir el hilo negro, agregó el político, que la construcción del país debe de partir de la creación de espacios de confianza y consenso entre sociedad y Gobierno. Dos esferas antagónicas, según se entiende de su discurso. 

De la “otredad” o “alteridad” han hablado mucho varios ilustres antropólogos, psicólogos y sociólogos y al explicar el concepto han llegado a la conclusión de que de manera natural tendemos a minimizar al prójimo porque no nos identificamos con él.  Lo vemos como al enemigo a vencer. Para Merlau-Ponty en cambio, el Otro le da sentido a nuestra vida. 

Pero cómo le hacemos para disolver la lucha del “yo” con el Otro en el contexto de los tiempos políticos pre-electorales que vivimos, después del tiradero que nos dejó el “19 S”? ¿No es esta misma dialéctica la que hemos estado viviendo desde la llegada de los españoles al continente?

2.Relata Gastón García Cantú en un ardiente ensayo incluido en el volumen III de su “Idea de México”, que un tal fray Antón de Montesinos se las vio negras a la hora de defender a los indios de los crímenes y tropelías cometidos por los encomenderos, a raíz de la conquista en la Nueva España. Dos bandos se formaron entonces y hasta Castilla fueron a buscar al rey. De un lado fray Alonso de Espinal pensaba en colonizar y sacar provecho de las tierras y bienes enajenados, del otro, Montesinos pensaba en evangelizar con justicia y dignidad.

Según García Cantú, la diferencia de opiniones entre Espinal y Montesinos dio pie a las Leyes Nuevas y la cruzada americana de fray Bartolomé de las Casas, quien siendo testigo de múltiples atropellos, escribió ´La destrucción de las Indias´: “el mayor alegato de la literatura moral española”. 

¿Por qué se trata de un texto de tal envergadura? Porque la pregunta que se hicieron los forasteros al llegar a estas tierras fue: ¿Acaso éstos no son hombres?. Tanta era la diferencia de apariencias entre indios y peninsulares, que surgió una versión especial e inolvidable de la Otredad que sigue ocupándonos. 

Pero resulta que los otros somos nosotros y si Montesinos viviera, tal vez andaría pegado a quienes hoy hablan del “yo colectivo” y vería con cierto agrado el discurso del ministro de Hacienda…

3.En la ahora llamada “Zona Cero” de Jojutla está sucediendo algo muy preocupante.  Según sus propias palabras, las cosas se le salieron de control al presidente municipal Alfonso de Jesús Sotelo Martínez y no está pudiendo con el paquete. El sismo fue tan grave que rebasa los tres niveles de gobierno, declaró. Urge participación de la gente para la reconstrucción de la comunidad, como en los antiguos tequios, pero para eso tiene que ponerse las pilas el señor y organizar el trabajo en equipos. 

La zona se llama así porque recuerda el máximo nivel de devastación que sigue a un ataque con bombas, como en el caso de Hiroshima o Nagasaki durante la Segunda Guerra Mundial, o el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, el 11 de septiembre de 2001. El término pinta, en el caso del municipio morelense, un escenario postapocalíptico que afectó a miles de personas en sus propiedades y cambió para siempre el futuro de sus vidas. 

La problemática se agrava porque las casas que se cayeron fueron construidas sobre antiguos campos arroceros (recordemos que el perfil de la población era agrario) y por tal motivo la mayoría las las propiedades carece de regularización jurídica, cosa que lleva a pensar en la corrupción involucrada a la hora del otorgamiento de los permisos de uso de suelo y construcción por parte del  municipio y las autoridades competentes.  

Como después del sismo se perdieron desde los IFES de las personas que allí habitaban, hasta las escrituras y las cesiones de derecho de uso de suelo (cuando los había), se está viendo afectado el trámite para la obtención de los $120,000 que se les han prometido a quienes perdieron sus hogares. Por si fuera poco, dicho apoyo va a repartirse en fracciones, una vez que los afectados demuestren que el recurso está siendo invertido en material de construcción. 

Todo esto mientras adultos y niños descalzos y a veces medio encuerados hacen vida comunitaria en casas de campaña donadas por la compañía productora de espectáculos OCESA y campean la desesperación, el cansancio y hace su terrible aparición la consabida actitud pasiva del mexicano, que espera a que el “papá gobierno” venga a recoger los escombros y solucione el problema. 

4.No cabe duda de que estamos viviendo la peor crisis social, política y económica desde la fundación de este noble estado de la República en 1869, uno tan chiquito que a fin de cuentas terminará por diluirse en la inmensidad de los problemas del país. FIN.


Por: María Elena González López


lunes, 16 de octubre de 2017

Vas a ver - Patrimonio cultural: ¿Morelos como Lisboa?

1.El miércoles pasado asistí al foro Identidad Cultural y Patrimonial organizado por la Comisión de Ciudades Patrimonio del Congreso de la Unión y no sabe usted la emoción que me dio, querido lector, porque lo que allí se dijo podría contribuir a encendernos el motor del amor a la parte visible de la cultura, es decir, nuestro capital edilicio afectado por el llamado “19 S”, que en realidad es un cúmulo de sucedidos que se evidenciaron con el sismo, pero que incluyen insistentes lluvias y desgraciadamente la negligencia de aquellos que han permitido la falta de mantenimiento y la demolición de inmuebles que aún tienen, o tenían vida útil.
Una de las constantes que manejaron los expertos Dr. Ernesto Becerril Mir, Arq. Raúl Delgado Lamas y Dra. Graciela Mota Botello es que el reto de levantar de los escombros las ciudades implica una oportunidad de cambio de paradigmas para el ciudadano. Y uno de ellos es dejar de pensarlas en función del desarrollo sustentable -que se vincula únicamente con temas de medio ambiente- y mejor concebirlas como base de desarrollo sostenible, porque este concepto incluye lo social y lo económico.
Según lo expuesto, existen convenciones internacionales que protegen el patrimonio, pero en nuestro país vamos un poco a la zaga en el asunto, pues ni la recientemente aprobada Ley General de Cultura y Derechos Culturales, ni la Carta Magna asocian la existencia del patrimonio cultural con la calidad de vida, que es hacia donde debemos tirar pa´lante, si queremos permanecer mucho tiempo más como especie en el azulito planeta.
2.El INAH y el INBA, que son las instituciones que autorizan o no las intervenciones de los bienes dañados no especifican la regulaciones técnicas que les competen más a los arquitectos restauradores y especialistas en el tema como los del ICOMOS, cosa que da terror, pues hay que saber cómo restaurar BIEN los monumentos, las iglesias y los sitios históricos para que no se vengan abajo.  ¿Por qué? Porque como bien dijeron, hablar de identidad es hablar de nuestro paso por la vida en un territorio ocupado por construcciones.
Y como nuestra identidad individual y colectiva se materializa en Morelos en los zócalos, iglesias, mercados, plazas, museos, parques, camellones, fuentes, espacios verdes y calles -cosa que la Dra. Mota manejó como patrimonio arquitectónico, urbano, sitios naturales y sitios culturales- debamos cuidarlos.
México ocupa el octavo lugar en patrimonio mundial y el primero en el continente y Morelos aporta al tema las rutas de los conventos, las haciendas y la de Zapata, pero falta desarrollar el tema más allá de la idea de turismo cultural.
Por otro lado, resulta paradójico que cuidemos poco la naturaleza, cuando es lo que viene a buscar la gente que nos visita (Humboldt tiene la culpa por lo de la primavera).. Producimos mucha basura y peor tantito, nada hacemos contra la estética de lo inacabado, muy propia de los barrios pobres generados en la época postindustrial, con sus casas de  cemento gris que elevan sus varillas al aire cubiertas por botellas de refrescos, con la esperanza de echarle un piso más al dulce hogar, como dicen mis amigos Ríos Szalay y Cattaneo.
3.Contó el Arq. Delgado que Lisboa se levantó exitosamente de un terremoto ocurrido en 1755, pues el Marqués de Bombal ordenó que se reconstruyera la ciudad pensando en estos cataclismos. Añadió que a partir de eso la gente diferenció los fenómenos divinos de los fenómenos naturales y nació la sismología-. ¿Por qué no pensar Morelos como un caso estudio y tornarnos ejemplo mundial?
Yo le propongo a usted apoyar la reconstrucción aportando ideas a los sectores público y privado, partiendo del estado de derecho, porque además ya se sabe que las culturas más avanzadas tienden a pensar en el futuro con base en la administración del tiempo libre del que gozarán nuestros nietos y de seguro que usted no quiere que la pasen en lugares de perversión, sino de gozo estético, de crecimiento espiritual y de sana diversión.  Las iniciativas #Epicentro y “Unidos por Morelos” están organizándose. La primera es ciudadana, la segunda es gubernamental. Hay que echar montón y sumar esfuerzos. Escoja una por favor. FIN

Articulo publicado por: https://www.diariodemorelos.com/noticias/vas-ver-patrimonio-cultural-%C2%BFmorelos-como-lisboa

Por: María Elena González López
helenanoval@yahoo.com.mx
 

Numero de visitas: